Noticias

Noticias

Pensionados que ahorran más de 35 años se duplican, pero la mayoría cotiza menos de 20

Pese al alza en la densidad, los montos de pensión (sin APS) son levemente menores en comparación a un año, afectados por menor rentabilidad de los fondos.

El 2018 cerró con más de 684 mil jubilados que llegaron a su edad legal y que contribuyeron para su pensión, lo que significa un incremento de 11,4% respecto al mismo período del año anterior. Esto, según las cifras de pensiones pagadas en diciembre de 2018, de la Superintendencia de Pensiones, sin incluir la Pensión Básica Solidaria (PBS).

Al cierre de año, el 52,55% de los pensionados había cotizado por menos de 20 años, una leve baja frente a los 53,55% de un año antes. No obstante, el tramo de jubilados que ahorró entre 35 y 40 años se duplicó respecto de 2017, pasando de 9.803 a 20.195. Estos, recibieron una pensión promedio de $579 mil impulsado por la de los hombres que superan los $628 mil, mientras que la de las mujeres en este tramo fue de $472 mil.

Tomando el total de la cartera de pensionados autofinanciados al final del año 2018, estos habían cotizado 17,48 años en promedio, un alza de medio año en relación al 16, 98 años de 2017.

Las pensiones aumentan con el número de meses cotizados, además del efecto de otros factores como ‘el monto ahorrado en dichas cotizaciones, la rentabilidad de los fondos y la edad de jubilación’, explica Fernando López, académico de la Universidad Alberto Hurtado.

Cae pensión promedio

Pese al aumento en años cotizados, las cifras de diciembre muestran una reducción en la pensión promedio que reciben los jubilados como producto de su ahorro. En promedio, tienen una pensión autofinanciada —sin considerar el Aporte Previsional Solidario (APS)— de $198.305, lo que representa una caída de -0,54% en relación al año previo. Considerando el APS el monto es de $221.351.

La caída es más notoria cuando se comparan las pensiones conseguidas por los jubilados con igual densidad de cotización. Por ejemplo, el tramo más masivo, quienes cotizaron entre 20 y 25 años, obtienen una pensión autofinanciada promedio de $209.560, una caída real de 3,8% respecto al mismo período anterior. Este retroceso se da en todos los tramos de frecuencia de cotizaciones, con un promedio de -4,57%.

La razón de esto se debe a que casi el 75% de los jubilados tiene un plan de retiro programado, lo que genera una pensión que se recalcula periódicamente, de acuerdo a los saldos de sus ahorros y los cuales se reinvierten en el fondo D de las AFP. Debido a que este fondo rentó solo 1,21% en 2018, no generó una rentabilidad suficiente para compensar el ahorro utilizado para pagar las pensiones en el año previo.

José Luis Ruiz, experto previsional de la Universidad de Chile, dice que la baja en la pensión se debe también a que las tasas han bajado, lo que sumado a las mayores expectativas de vida presionan a que sean menores, lo que se suma al menor retorno de los fondos de pensiones.

El gerente de Estudios de la Asociación de AFP, Roberto Fuentes, coincide y señala que la caída puede explicarse por los menores rendimientos en la rentabilidad de los fondos entre el año 2018 con relación al promedio de 2017. También, debido a la baja en la tasa de interés para calcular las pensiones y el efecto del aumento de las expectativas de vida que generan los factores de mejoramiento de las tablas vigentes. ‘Esta disminución no necesariamente es perceptible por el pensionado, ya que no afecta al stock de los que tienen rentas vitalicias’, precisa Fuentes.

El aporte estatal es un factor relevante para moderar esta caída, dado que al considerar su impacto en la pensión finalmente pagada, el promedio sube en 0,61%. No obstante, la caída en tramos comparables de densidad de cotizaciones se mantiene.

Brecha de género

Otro dato relevante es que la caída en la pensión promedio afectó con más fuerza a mujeres que a hombres. Mientras que la jubilación autofinanciada de ellos fue de $251 mil, la de ellas fue de $159 mil. La de los hombres aumentó un 1,1% y la de las mujeres cayó un 2,5% (ver infografía).

‘Las pensiones de las mujeres son y seguirán siendo inferiores a las de los hombres porque en nuestra estructura económica y social, una parte relevante de sus actividades no son remuneradas en el mercado laboral y las que tienen empleos formales perciben salarios inferiores a los de los hombres’, dice Fernando López.

Fuente:

También te puede interesar

Top