Toma el Control

¿Cómo me pensiono?

El Sistema de Pensiones chileno establece que la edad de jubilación es a partir de los 65 años para los hombres y 60 años para las mujeres. Sin embargo, la decisión de pensionarse va a depender de cada persona.

Es importante que te informes a fondo sobre las distintas modalidades de pensión y de los trámites a realizar. No dejes para mañana la proyección de tu jubilación e infórmate sobre los factores clave que influyen en el monto total de tu pensión.


modos-retiro

En esta modalidad de pensión el afiliado elige mantener la propiedad de su fondo. La AFP administra este ahorro y paga una pensión mensual.

La pensión se recalcula cada año en función del saldo de la cuenta individual, la rentabilidad obtenida por el fondo, las expectativas de vida del afiliado, la composición de su grupo familiar y la tasa de interés vigente para el cálculo de esta modalidad.

Una de las características de esta modalidad  es que en caso de no existir beneficiarios con derecho a pensión, el saldo constituye herencia.

Como la plata permanece en la AFP, sigue invertida en el sistema de Multifondos y los pensionados pueden escoger entre los fondos C, D, o E.

 

El afiliado opta por traspasar a una  Compañía de Seguros de Vida los fondos previsionales acumulados en su cuenta, a cambio de un pago mensual para toda la vida.

El contrato de  Renta Vitalicia Inmediata es irrevocable, por lo que no podrá cambiarse de modalidad de pensión.

Sólo pueden optar a esta modalidad las personas que financien  una  pensión  igual o mayor al monto de la Pensión Básica Solidaria, PBS.

El pensionado puede solicitar condiciones especiales de cobertura, para mejorar la situación de sus beneficiarios de pensión de sobrevivencia, en caso de que fallezca.

 

En esta modalidad, el afiliado transfiere una parte de sus ahorros a una Compañía de Seguros de Vida, a cambio de una renta vitalicia que comenzará a pagar en una fecha posterior.

Adicionalmente, la AFP pagará una renta temporal durante un periodo acordado previamente, bajo las características de la modalidad de Retiro Programado.

Esta modalidad permite que el afiliado reciba durante la renta temporal hasta el doble de lo que va a recibir en una renta vitalicia diferida, permitiendo contar con mayores ingresos en la primera etapa de la jubilación, para luego obtener una renta vitalicia.

 

 

Esta modalidad consiste en dividir los fondos previsionales de manera tal que con una parte se financie un Retiro Programado y con otra, una Renta Vitalicia Inmediata. Por lo tanto, la pensión es el resultado de los montos pagados por ambas modalidades simultáneamente.

 

 

Tanto las AFP como la Superintendencia de Pensiones cuentan con simuladores que permiten estimar el monto de la pensión, tomando como base el dinero acumulado en la cuenta de ahorro para la vejez,las expectativas de vida, del grupo familiar y una proyección de la rentabilidad.

La pensión es el resultado del ahorro acumulado, la renta obtenida a lo largo de la vida laboral, si existen periodos  sin cotizar  y si se realizó ahorro previsional voluntario.

Una vez que el afiliado decide pensionarse, debe acudir a su AFP  y llenar la Solicitud de Pensión y la Declaración de Beneficiarios. Para ello sólo necesitan su cédula de identidad.

Dentro de los 10 días hábiles siguientes a la recepción de la solicitud , la AFP debe emitir un Certificado de Saldo, que es el documento que informa los recursos de tu cuenta y toda la información relevante para el proceso.

La AFP pone a disposición del afiliado el certificado de saldos y lo envía en forma electrónica  al Sistema de Consultas de Ofertas de Montos de Pensión (SCOMP), que es un sistema electrónico de interconexión entre las AFP y las Compañías de Seguros de vida. El afiliado recibe un certificado de ofertas y montos de pensión para que  pueda elegir la modalidad que más le acomode.

Para estos trámites se puede contratar a un asesor previsional, que cobra una comisión por este servicio. De lo contrario, los afiliados pueden realizar  el proceso con su AFP, lo que no tiene costo.