Extensión >Noticias

Fondo A de pensiones se apronta a cerrar el semestre con retorno de 6,3%

30 junio, 2015 I Compartir:   

Los fondos de pensiones locales se aprestan a cerrar de manera positiva la primera mitad del año y la razón fundamental está dada por el positivo desempeño de los mercados bursátiles desarrollados en el período.

Los fondos A y B -los más riesgosos del sistema, al estar más expuestos a la renta variable- fueron los que recibieron de lleno esas buenas noticias, lo que les está permitiendo cerrar el primer semestre con retornos de 6,30% y 4,58%, respectivamente.

Y es que desde hace un buen tiempo que los fondos de pensiones chilenos están con una exposición mínima en la bolsa local, por lo que el fuerte de la inversión que pueden realizar en el extranjero en acciones está de manera preferente en los mercados desarrollados aprovechando las mejores condiciones, principalmente en Estados Unidos, Europa y Japón.

Así, en el lapso enero-junio el índice S&P registra una rentabilidad de 2,07% en medio de una serie de nuevos récord a lo largo del año. Sin embargo, este retorno no es tan significativo como 18,65% nominal que muestra el Nikkei de Tokio en el mismo lapso. Los mercados europeos no lo han hecho nada de mal, siendo los mejores desempeños del año para el CAC francés, con un alza nominal de 18,41%, y el DAX de Alemania, con 17,20%.

Alfredo Parra, analista de EuroAmerica, señala que toda la contabilidad de las AFP se lleva en dólares, por lo tanto el riesgo cambiario con la inversión en Estados Unidos desaparece, lo que le ha permitido aprovechar de lleno el positivo comportamiento que han tenido las bolsas estadounidenses.

Por otro lado, junto con el impulso que significó para las bolsas el estímulo monetario del Banco Central Europeo, hubo otro efecto que contribuyó positivamente. “Los fondos invierten en Europa a través de instrumentos con cobertura en dólares y ante la depreciación del euro también se vio fortalecida su contabilidad en dólares, porque las AFP reportan en esa moneda, dice Parra.

En efecto, en el período considerado la moneda comunitaria anota un retroceso de 7,7% frente al dólar estadounidense.

Diferente fue lo que pasó en materia de renta fija, que venía bien a principios de año, pero que enfrentó un escenario adverso al final del semestre. “Hubo un ajuste el mes pasado en las tasas en Europa, por Grecia y el estímulo monetario y eso llevó a que a la larga los rendimientos de los activos en renta fija se vieran restringidos”, indica Parra. Eso explica que especialmente el fondo E anotara un desempeño negativo durante el mes.