Noticias

Noticias

Conociendo el sistema de AFP chileno

Estar afiliado a una AFP es lo que te permite ahorrar en el Sistema de Pensiones para tu vejez, y es obligatorio para los trabajadores dependientes una vez que empezamos a trabajar.

Las Administradoras de Fondos de Pensiones, más conocidas como AFP, son entidades privadas y constituidas por Sociedades Anónimas que tienen como giro único administrar los ahorros previsionales de los trabajadores.

En Chile, el Sistema de Pensiones está integrado por tres pilares que funcionan interrelacionados: el Contributivo u Obligatorio, el Voluntario y el Solidario. El objetivo de esta estructura es generar un ahorro que permita a los trabajadores financiar la etapa de la vejez y, al mismo tiempo, darle protección tanto a ellos como a sus familias en caso de alguna eventualidad que les impida trabajar.

El Pilar de Ahorro Contributivo u Obligatorio es el pilar que permite ahorrar para financiar la vejez. Los trabajadores aportan mensualmente el 10% de su remuneración imponible, más una comisión por administración, que van a una cuenta personal en el Fondo de Pensiones.

Esa plata es tuya, no es del Estado ni de las AFP, pero ellas tienen el mandato de invertir los fondos a través de distintos instrumentos, de renta fija y variable, en Chile o en el extranjero, obteniendo ganancias que se suman a los aportes de los afiliados al sistema.

El Pilar Voluntario es aquel que permite a los trabajadores hacer un aporte adicional al obligatorio, para aumentar su ahorro previsional. Hay distintas alternativas para hacerlo, como el Ahorro Voluntario Previsional (APV), el Ahorro Previsional Voluntario Colectivo (APVC), los Depósitos Convenidos (DC) y la Cuenta 2. Además, el Estado entrega una serie de beneficios como una forma de incentivarlo.

El Pilar Solidario está pensado para evitar la pobreza en la vejez. Con financiamiento estatal, ayuda a quienes se encuentran en el 60% más vulnerable de la población, entregando pensiones y/o aportes a aquellas personas que no pueden autofinanciar una pensión o es insuficiente. Algunos de ellos son la Pensión Básica Solidaria, el Aporte Previsional Solidario, el Bono por hijo y los subsidios a la cotización y contratación de jóvenes.

Cuando ingresas al sistema, ya sea como trabajador dependiente, independiente o afiliado voluntario, quedas automáticamente afiliado a la administradora que ofrece la menor comisión por administrar los fondos de los trabajadores, la que se adjudica una licitación durante 24 meses. Si quieres, después de un periodo podrás cambiarte a otra, considerando la rentabilidad, monto de la comisión y servicios que te ofrece.

Si quieres cambiarte de AFP el trámite es muy simple, se puede hacer a través de la página web o en las sucursales. Si lo realizas por la web, debes tener una clave de acceso y otra de seguridad que te permitirá realizar el cambio.

Para calcular el monto de la pensión, las AFP y la Superintendencia de Pensiones cuentan con simuladores que permiten estimar el monto, tomando como base el dinero acumulado en la cuenta de ahorro para la vejez, las expectativas de vida, del grupo familiar y una proyección de la rentabilidad.

La pensión es el resultado del ahorro acumulado, la renta obtenida a lo largo de la vida laboral, considerando si existen periodos sin cotizar y si se realizó ahorro previsional voluntario.

Fuente:

También te puede interesar

Top