Conceptos Básicos

¿Cómo cotizar en una AFP?

Los trabajadores dependientes están obligados por Ley a cotizar en el Sistema de Pensiones, con el fin de ahorrar para la pensión de vejez.

En este caso es el empleador el que descuenta el 10% de la  renta imponible, el que va de manera íntegra a la cuenta de Capitalización Individual. A esto se suma la comisión que cobra la AFP por administrar los fondos (1,20% promedio), más el valor del Seguro de Invalidez y Sobrevivencia (1,41%).

El sistema da la posibilidad de cotizar también a trabajadores independientes y a aquellas personas que no reciben ingresos, como es el caso de  jóvenes, dueñas de casa o mujeres que deseen recibir el Bono por Hijo. Es lo que se conoce como Afiliación Voluntaria.

Las cotizaciones de los trabajadores dependientes son pagadas mensualmente por el empleador, mientras que las cotizaciones de trabajadores independientes y de afiliados voluntarios las debe pagar el cotizante o un tercero (cónyuge, padres, hijos). En ambos casos se pueden pagar en las sucursales de las AFP, bancos, instituciones financieras o Cajas de Compensación con las que éstas tengan convenio, o por vía electrónica (www.previred.cl)

 

 

Para poder ahorrar en el Sistema de Pensiones, debes estar afiliado a una AFP. Cuando ingresas al sistema, ya sea como trabajador dependiente, independiente o afiliado voluntario, quedas automáticamente afiliado a la administradora que ofrece la menor comisión por administrar los fondos de los trabajadores, la que se adjudica una licitación durante 24 meses. Después de un periodo podrás cambiarte a otra, considerando la rentabilidad, monto de la comisión y servicios que te ofrece.

Puedes cotizar directamente en una sucursal de tu AFP, en bancos, instituciones financieras o Cajas de Compensación que tengan convenio con tu AFP, o a través del sitio web www.previred.cl para lo cual sólo necesitas inscribirte como usuario ingresando tus datos.

Actualmente, la AFP que se adjudicó la licitación para nuevos afiliados es PlanVital.

 

El año 2012 comenzó el ingreso al Sistema Previsional de los trabajadores independientes que emiten boletas de honorarios, con el objetivo de generar ahorro para la futura pensión de vejez, a excepción de aquellas personas que expresaron su voluntad de no cotizar a través una declaración jurada.

Posteriormente, el Congreso aprobó la postergación de esta obligación hasta el año 2018 (Operación Renta de 2019). ¿Qué implica postergar la obligatoriedad?

¿Quiénes deben cotizar?

  • Honorarios por actividades independientes
  • Rentas por Boletas de Honorarios
  • Rentas por Boletas de Prestación de Servicios de Terceros
  • Rentas por Participaciones en Rentas de Sociedad Profesionales

¿Cómo cotizar?

  • Mensual: Pago directo en AFP e instituciones en convenio (Servipag, bancos y CCAF)
  • Anual: con cargo a la devolución de impuestos de la Operación Renta del año siguiente al que se percibieron los ingresos.

¿Para qué cotizar?

  • Pensión de vejez o anticipada
  • Pensión de Invalidez y Sobrevivencia
  • Cuota mortuoria
  • Seguridad social (Salud, Seguro Enfermedades y Accidentes Laborales, Asignación Familiar, CCAF)

 

Los trabajadores dependientes deben aportar el 10% de su renta imponible, más la comisión que cobra la AFP por administrar ese  ahorro (que va a depender de cada administradora).

Tanto el Seguro de  Invalidez y Sobrevivencia como el de Seguridad Laboral y de Cesantía corren por cuenta del empleador.

En el caso de los trabajadores independientes y de los afiliados voluntarios,  pueden cotizar de manera voluntaria el 10% del ingreso que declaren, a lo que deben sumar los costos de:

  • Comisión de la AFP (depende de cada administradora).
  • 1,41% correspondiente al Seguro de Invalidez y Sobrevivencia.
  • 0,95% Seguro de accidentes del trabajo y enfermedades más una tasa adicional según cual sea la actividad desarrollada.

 

Las cotizaciones previsionales se pagan mensualmente y este trámite puede realizare en las sucursales de las AFP, bancos, instituciones financieras o Cajas de Compensación con las que éstas tengan convenio,  o a través del sitio web de www.previred.cl (modalidad full electrónico o pago mixto).

Se debe completar la  Planilla de Pago de Cotizaciones Previsionales, identificando correctamente al o  los trabajadores, su remuneración imponible, el período al que corresponde y el monto cotizado.

Por transferencia bancaria, se puede pagar hasta el último día del mes calendario (incluyendo fines de semana y festivos) y con otras formas de pago, el último día hábil del mes.

Importante: Las cotizaciones se deben pagar al mes siguiente de haber percibido tus ingresos.

Puedes cotizar en una AFP aunque no seas un trabajador dependiente. Es lo que se conoce como Afiliación Voluntaria, cuyo objetivo es el ahorro para la vejez y la protección en caso de invalidez y sobrevivencia.  A esta figura pueden acceder quienes no generen ingresos, como  jóvenes, dueñas de casa o mujeres que quieran beneficiarse del bono por hijo, por ejemplo.  No existe un mínimo de edad para hacerlo.

Los cotizantes voluntarios tienen los mismos derechos y obligaciones que los cotizantes de una cuenta obligatoria.

Para poder cotizar, la base de los aportes no debe ser inferior a un ingreso mínimo, a lo que debe sumarse la comisión que cobra la AFP por administrar tus aportes y el aporte correspondiente al Seguro de Invalidez y Sobrevivencia que te protege siempre que estés cotizando.

La cotización puede ser pagada por el mismo afiliado o por terceras personas como tus padres, hijos o cónyuge.

Recuerda que al cotizar, tu ahorro es invertido para que crezca, por lo que puedes elegir hasta dos multifondos para distribuir tu fondo de pensiones.

Al ser afiliado voluntario, no existe ninguna obligación de aportar todos los meses, ni de aportar siempre el mismo monto.  Puedes cotizar regularmente, o cada vez que lo desees.

Uno de los principales problemas que impacta de manera negativa el ahorro para la vejez de los trabajadores chilenos es el NO pago de las cotizaciones previsionales por parte de sus empleadores. Es lo que se conoce como evasión previsional, que en nuestro país alcanza a un 18%.

Las razones del no pago de cotizaciones pueden ser dos: que el empleador descuente las cotizaciones de la remuneración y no cotice en la AFP o que mantenga al trabajador como dependiente, pero sin contrato formal.

Junto con constituir una infracción a la Ley, esto genera un alto impacto en las pensiones futuras de los trabajadores, ya que al reducirse el ahorro previsional disminuye el monto de sus pensiones en el momento de su jubilación.

Por otra parte está la subcotización, que se produce cuando el empleador paga las cotizaciones por una parte de sueldo y no por el total. Esto afecta al 10% de los trabajadores chilenos.