Noticias

Noticias

Cinco preguntas que debes hacerte antes de emprender

Tener tu negocio puede tener muchas ventajas, como ser “tu propio jefe”, pero también tiene una serie de riesgos que debes considerar antes de tomar esta importante decisión.

Es necesario ser ordenado y riguroso, pero además estar 100% comprometido para seguir adelante cuando las cosas se compliquen. Aquí te dejamos algunas preguntas que te servirán para evaluar, con la mente fría, la posibilidad de emprender.

1.- ¿De qué se trata tu negocio?

Es una pregunta sencilla, pero clave. Piensa en tu objetivo: ¿vas a solucionar un problema o estarás creando una necesidad?

Mira a tu alrededor y analiza cuáles son las necesidades de la gente, si el mercado ya cuenta con alternativas para eso y verifica si tu idea es realmente una solución.  

En esta misma pregunta debes definir a tu público, porque dependiendo de esto debes evaluar cuáles son sus reales intereses y necesidades, además de saber cómo lo promocionarás: tienes que estar donde tu público está.

2.- ¿Cuáles son las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas en el mercado?

El FODA es el análisis de las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas de tu negocio. Esto te dará una estructura para ordenar tus ideas y prioridades, además de mostrarte aquellas cosas en las que quizás no habías pensando.

Así podrás considerar sus respectivas soluciones, y ver si efectivamente es una buena decisión.

3.- ¿Cuánto presupuesto necesitas para iniciar tu idea?

Muchos sueñan con tener un negocio, y aunque la idea sea brillante, es necesario contar con el presupuesto que te permita llevarlo a cabo: todo emprendimiento necesita un capital inicial. Una vez que definas la cantidad, asegúrate de que no estás siendo demasiado exigente; quizás podrías hacerlo con menos de lo que piensas.

Ahora que lo tienes claro ¿cuentas con él? Si no es así, ¿has pensado postular a algún fondo concursable?

 

4.- ¿Qué tan dispuesto estás a fracasar?

Es sabido que un alto porcentaje de los emprendimientos fracasan antes de los tres años (muchas de ellas por falta de financiamiento). Por lo mismo, pregúntate qué tan dispuesto estás dispuesto a fallar… y qué tan preparado. De esta manera, no te tomará por sorpresa, tanto desde el ánimo como desde lo financiero: mientras más preparado estés para los diferentes escenarios, te encontrarás con menos sorpresas.

5.- ¿Qué te diferencia del resto?

Lo que te diferencia del resto es una característica de tu empresa que destaca de las demás.  Conocer a tu competencia te hará entender mejor el escenario en el que te mueves y las dificultades con las que te encontrarás.

Puedes ofrecer lo mismo que ofrecen otros, pero asegúrate de mejorarlo. Pregúntate: ¿qué hará que la gente compre mi producto por sobre uno de la competencia? Puede ser el precio, el material, o incluso, que sea sustentable.

Una vez que te hagas todas estas preguntas, tendrás más información para tomar la decisión. De todas formas, te recomendamos avanzar en otros proyectos mientras tienes un trabajo estable. Si bien no podrás dedicar todo el tiempo, hacerlo así te permitirá estar más tranquilo y no correr riesgos innecesarios.

Estas son otras preguntas que podrán ayudarte a ampliar tu mirada respecto a emprender:

  1. ¿Cuánto tiempo me tomará? ¿Cuánta energía?
  2. ¿Tengo otras obligaciones que me impedirán dar el 100%?
  3. ¿Habría un mejor momento para comenzar un negocio?
  4. ¿Cuáles son mis alternativas si no lo hago ahora?
  5. ¿Cuáles son las posibilidades de éxito?
  6. ¿Puedo probar a tiempo parcial antes de renunciar a mi trabajo?
  7. Si mi negocio me da menos ingresos de lo que esperaba ¿cuánto tiempo podré seguir?
  8. Si el negocio no funciona, ¿cómo podré levantarme y avanzar?

Tags: ,

Fuente:

También te puede interesar

Top