Noticias

Noticias

Casi 3,3 millones de afiliados al sistema de AFP no cotizó el 2018, el mayor número de personas desde 2010

Los expertos coinciden en que las lagunas son el principal factor de las bajas pensiones. Pese a que valoran la propuesta del Gobierno de crear un seguro, señalan que no es suficiente.

Trabajar no es sinónimo de contribuir para la pensión. Pese a que muchas personas pueden estar en el mundo laboral no todas están cotizando para sus futuras jubilaciones. Según cifras calculadas por la Asociación de AFP, hubo 3.282.280 afiliados al sistema que no registraron cotizaciones durante el 2018, el mayor número de personas desde 2010. La cifra representa 30,7% de los afiliados totales del sistema previsional, porcentaje que se mantuvo respecto del año anterior y que es el más alto desde 2012.

Los que no cotizan hace más de un año aumentaron en 80.608 el año pasado con relación al precedente (ver infografía). Como una cifra preocupante define Fernando Larraín, gerente de la Asociación de AFP, el número de personas que no ahorró el año pasado y advierte que para poder construir una buena jubilación se requiere de densidades de cotización, pues las lagunas previsionales se traducen en menores pensiones.

‘Esto es peor si esto se da en los primeros años de ahorro, porque las lagunas en los jóvenes tienen un mayor impacto, que las de las personas que están prontas a jubilarse’, explica. Para Cecilia Cifuentes, directora del Centro de Estudios del ESE Business School de la Universidad de los Andes, y David Bravo, economista y director del Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales UC, estas cifras son el principal factor de las bajas pensiones, ya que reflejan que un número muy elevado de personas no cotiza. ‘En los últimos 20 años, en promedio, sólo un 54% de los afiliados cotiza, es decir, cerca de la mitad tiene una cuenta de ahorro previsional, por lo tanto, tiene derecho a una jubilación del sistema, pero no está ahorrando para ese objetivo’, indica Cifuentes.

La directora ejecutiva de Brain Invest —firma de asesoría previsional— María Eugenia Jiménez, coincide en que las lagunas afectan en el saldo ahorrado para el afiliado al momento que se pensione. Sin embargo, agrega que otra consecuencia que se tiene después de 12 meses de no imponer es que se pierde la cobertura del Seguro de Invalidez y Sobrevivencia.

El Mercurio

Los desafíos de la reforma

Una de las propuestas que contiene la reforma previsional que impulsa el Gobierno es la creación de un seguro para lagunas, que cubra las cotizaciones cuando se pierde el empleo, en conjunto con el seguro de cesantía. David Bravo dice que la medida va en la dirección correcta. Pero advierte que la mayor parte de las lagunas no se produce por desempleo, sino por no participación en el mercado laboral y por informalidad. Por lo tanto, asegura que hay que avanzar en medidas que incrementen la inserción laboral. Para Fernando Larraín la propuesta no resuelve el problema de fondo.

‘Toda la gente que trabaja, independiente del tipo de empleo que tenga tiene que cotizar y ahorrar para construir su pensión y eso es crucial en cualquier reforma previsional, pero aquí se está dejando a un grupo importante fuera’, apunta el ejecutivo del gremio. ‘Cerca de un 30% de la población transita entre el mercado formal y el informal y deja de cotizar’, afirma.

Se requiere más educación

Cecilia Cifuentes sostiene que la propuesta del Gobierno es una buena política y que es importante que los subsidios de cesantía y la política de indemnizaciones tengan este tipo de componentes. Es decir, que cuando la persona pierde su trabajo formal, siga cotizando. Sin embargo, advierte que es insuficiente. ‘La principal carencia que tenemos en materia previsional es la falta de información y de educación’, afirma.

La economista agrega que ‘el mensaje político de algunos sectores sobre que la pensión es un derecho, independiente de si se ahorra o no, también parece errado’. Asimismo, sostiene que sigue siendo un desafío incorporar a los trabajadores independientes que no tienen honorarios a cotizar. ‘Eso puede constituir una política para mejorar la densidad de cotizaciones y disminuir las lagunas previsionales en el tiempo’, señala.

Fuente: El Mercurio

También te puede interesar

Top