Extensión >Columnas y Opinión

Augusto Iglesias: “Sistema de Pensiones enfrenta cuatro desafíos principales”

23 abril, 2015 I Compartir:   

El ex subsecretario de Previsión Social entrega su visión respecto del futuro previsional chileno.

1 Mejorar las pensiones de vejez.
Los parámetros básicos del sistema previsional -tasa de cotización y edades de pensión- se fijaron hace 35 años, y se han mantenido sin cambios hasta ahora. sin embargo, el país es otro. la expectativa de vida de los pensionados ha aumentado. A la edad de pensión, la esperanza de vida de hombres y mujeres es casi 7 años mayor comparada con la que tenían el año 1980. además, mientras los afiliados pasan cada vez más tiempo como pensionados, las rentabilidades de largo plazo de los fondos de ahorro han disminuido.
1
Por ejemplo, la tasa de interés implícita en las rentas vitalicias ha bajado desde un máximo de 5,5% a fines de los años ´90 hasta niveles cercanos al 2% en la actualidad. El efecto conjunto de estas dos tendencias sobre las pensiones es significativo. con el mismo capital acumulado a los 65 años de edad, un pensionado puede obtener hoy una pensión 40% inferior a la que habría obtenido hace 30 años. por otra parte, muchos afiliados tienen densidades de cotizaciones menores que las inicialmente proyectadas. así, en promedio, los hombres están cotizando solo durante el 56% de su vida laboral, mientras que las mujeres lo hacen durante el 43%. para solucionar el problema de las pensiones de vejez se debe, en consecuencia, subir las tasas de cotización y dar incentivos para que los trabajadores posterguen la edad efectiva de pensión, especialmente en el caso de las mujeres. En cualquier caso, la solución al problema de las pensiones no debe pasar exclusivamente por un aumento de las pensiones obligatorias. resulta más eficiente combinar los cambios paramétricos antes señalados con incentivos a las pensiones voluntarias, especialmente las que se construyen con aportes del empleador y sus trabajadores.

2 Incorporar a los trabajadores independientes al sistema previsional.
En su forma actual, la obligación para que los trabajadores independientes que reciben honorarios hagan cotizaciones previsionales a partir de las rentas que reciben el año 2015, será difícil de implementar. muchos no han aprovechado la gradualidad que es ofrecía la ley y, al mismo tiempo, no parecen dispuestos a aceptar la fuerte caída en sus ingresos líquidos que les significará comenzar a cotizar para pensiones (y, a partir del año 2018, para salud).
2
Tampoco -con razón- están dispuestos a cotizar para el seguro de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales pues, por errores de la ley vigente, este no les da la cobertura deseada. se requiere, en consecuencia, perfeccionar el mecanismo de incorporación de los independientes al sistema de pensiones para asegurar así que los trabajadores hagan cotizaciones previsionales cada vez que reciban rentas de su trabajo, cualquiera sea la naturaleza de este. En particular, se necesita: asegurar la cobertura del seguro de accidentes laborales y enfermedades profesionales a quienes paguen cotizaciones una vez al año, junto con la Operación Renta anual; aumentar el porcentaje de retención en las boletas de honorarios; y establecer un nuevo calendario de incorporación al sistema, la que debería ser obligatoria desde el primer año, pero aumentando gradualmente el porcentaje de renta afecta.

3 Mayor Educación Previsional
Para mejorar la calidad de los resultados del sistema de pensiones se necesita que los trabajadores conozcan sus beneficios; entiendan la relación entre las cotizaciones que pagan y el nivel de las pensiones que reciban; puedan interpretar las diferencias entre resultados de inversiones de corto y de largo plazo; y se informen oportunamente sobre sus perspectivas de pensión. Sin duda, para alcanzar este objetivo se necesita un esfuerzo sostenido en el tiempo y con la participación –coordinada- de las administradoras, las autoridades, los empleadores, y las organizaciones de trabajadores.
3
A la industria de AFP le cabe una responsabilidad principal en los esfuerzos de educación previsional. Las AFP deben ser la principal fuente de información para los afiliados respecto al nivel de pensión que podrán alcanzar en el futuro, lo que les ayudaría a una mejor planificación previsional. Además, los esfuerzos de educación previsional y de acompañamiento a los afiliados con información y consejo oportuno durante toda la vida laboral, contribuirían a una mayor confianza en el sistema. Sin duda, ésta es una tarea difícil, en parte pues nunca, en ningún sistema previsional, las pensiones parecerán suficientes. Pero quien entiende los conceptos previsionales básicos y sabe que puede contar con su administradora para tomar mejores decisiones, probablemente tendrá expectativas de pensión que se ajustan a su realidad y confiará más en la forma que se administran sus ahorros.

4 Lograr que la anunciada reforma a las pensiones ayude efectivamente a enfrentar con éxito los desafíos del sistema.
El actual Gobierno ha anunciado una reforma previsional, cuyas características específicas se definirían luego de conocidos los resultados del trabajo de la Comisión Bravo. Se abre así una oportunidad para dar una respuesta efectiva a los desafíos que hemos identificado.
4
Sin embargo, preocupa también que algunas autoridades, líderes políticos y dirigentes sindicales, insistan en diagnósticos equivocados sobre el origen del problema de las pensiones, que pueden llevar a propuestas inefectivas e insostenibles en el largo plazo. En particular, es muy importante reconocer que los factores que hoy impactan negativamente sobre el nivel de las pensiones de vejez se originan principalmente en tendencias demográficas y en condiciones de nuestro mercado laboral, y no en las características del sistema de AFP.